Enlace a Facebook Enlace a Twitter Enlace a Youtube

Un día con los más Fuertes

Imagina un mundo en el que no existiera la palabra ‘discriminación’ y que no tuviéramos que hablar de ‘integración’. Imagina un mundo en el que mirando a los ojos a las personas, supiéramos qué clase de personas son y su valía.  

Eso es lo que vivimos en Fuertes Servicios todos los días. Tenemos un equipo de personas que cada día trabajan sin hablar de integración ni discapacidad. Que simplemente trabajan, se comunican y desarrollan tareas  diarias sin discriminaciones. Que se hablan como compañeros de trabajo y que, mientras desarrollan esa labor, nos van contando quiénes son y qué es lo que añoran de la sociedad que les rodea. 

Esa es nuestra realidad todos los días pero para dejarlo patente y mostrártelo a ti queremos que pases “Un día con los más Fuertes”. Que les acompañes en su trabajo y que les escuches. Que les mires a la cara y compruebes por ti mismo que todo lo que te decimos es más que verdad. 

Una jornada con personas, con trabajadores. Sin discriminaciones, sin mirar la discapacidad. Solo observando los resultados de un trabajo bien hecho y pasando un buen rato con ellos. 

Esto es lo que hacemos cada día. Por eso somos los más Fuertes.

COPPADIS SIGNIFICA COMPROMISO

COMPROMISO, un valor social que en algunas ocasiones pierde significado o se desvanece. La capacidad de compromiso, el esfuerzo y el trabajo por una causa, por cualquier causa.

En Fundación Fuertes siempre hemos tenido claro el significado de la palabra compromiso y la necesidad de ponerla en valor como una realidad. Este es el motivo y razón de ser de nuestra Fundación que cada día trabaja para ayudar a aquellas personas que en algún momento necesitan de un pequeño empujón para insertarse en el mundo laboral, a personas que lo necesitan por su discapacidad o por su situación en riesgo de exclusión social. Porque tenemos personas que dedican su tiempo y esfuerzo a mejorar las vidas de otras personas. Por eso somos personas que cambiamos el mundo.

Dentro de esta apuesta por mejorar otras vidas hemos puesto el acento en mejorar la calidad de vida de las personas con Enfermedad de Parkinson que como sabréis se trata de una enfermedad neurodegenerativa que afecta alrededor de 300.000 personas en nuestro país. De hecho es la segunda enfermedad de este tipo más extendida por detrás del Alzheimer. Para tratar el Parkinson de una manera más eficaz se hace necesario, en primera instancia, un estudio pormenorizado de los pacientes que la padecen que permita unificar los procesos para obtener mejores resultados en los tratamientos y hallar nuevas soluciones.  En definitiva, obtener una muestra y una base de estudio común sobre la que trabajar. El Parkinson no tiene cura pero un buen tratamiento puede mejorar significativamente la calidad de vida de las personas que lo padecen. Y esa es ahora nuestra máxima.

Nuestro estudio se llama COPPADIS (Cohort of Patients with Parkinson’s Disease in Spain - Cohorte de Pacientes con Enfermedad de Parkinson en España) y está llamado a ser el primer estudio de este tipo en España. Para llevarlo a cabo contamos ya con la participación de hospitales de todo el territorio nacional y con más de 800 pacientes por hospital dispuestos a prestarse para las pruebas. La envergadura del proyecto abarca temporalmente un total de 6 años. Un primer año de reclutamiento y 5 años posteriores de seguimiento para finalizar el informe global. Se trata de un reto cuya inversión es significativa y para la cual necesitaremos tu ayuda. 

La presentación oficial del proyector tendrá lugar en 2015 pero en estos primeros pasos que nos acercan a la fecha ya hemos obtenido muchas satisfacciones: Partíamos de 11 hospitales y ya estamos en 31 hasta el momento, el Ministerio de Sanidad y algunas asociaciones han sonreído a la propuesta y nos han ayudado a definir mejor las pautas del estudio. 

En este último mes hemos desarrollado nuestra primera acción de visibilidad junto a la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de A Coruña y ha sido la carrera popular Coruña10 la primera en colaborar con nosotros mediante la donación del 10% de cada inscripción en la carrera. Además, han puesto a disposición de todos aquellos que quieran colaborar con el proyecto, pero no puedan participar en la carrera, la Fila 0. La fila del compromiso.

Entidades privadas y organizaciones ya han aportado sus primeros granos de arena pero para alcanzar la cantidad que requiere el proyecto es necesaria la ayuda de todos vosotros.Darnos a conocer en este proceso es un factor fundamental. Por eso , cualquier difusión por vuestra parte puede suponer un salto significativo en el proyecto. 

Podéis obtener más información a través de la web coppadis.com. En la sección de actualidad  tendréis todas las novedades así como la evolución del proyecto, por supuesto, podéis seguirlo en sus redes sociales: Facebook y Twitter.  

Seguiremos informando, nos comprometemos.

CUANDO LA VIDA SE CONVIERTE EN UN RETO DIARIO

¿Te has preguntado alguna vez cómo te sentirías si la vida que conoces se viera truncada por algo inesperado como un accidente o una enfermedad? Es un proceso de empatía complicado si no te ocurre pero en este pequeño post trataremos de que te sientas identificado con nuestro protagonista.

Su nombre es Víctor Tasende y él conoce de primera mano esa sensación de impotencia. En 2005 sufrió un accidente en una piscina que  le dejó con una tetraplejia parcial. Es un gladiador, un gran luchador que se ha enfrentado al monstruo más grande que pueda existir: el miedo.

Queremos que le conozcáis y que al igual que nos sucedió a nosotros con él, os contagie del saber vivir y el entusiasmo que pone en todo lo que hace.

 

 “La peor desgracia de mi vida fue el  mejor regalo de mi vida”,  esta frase es tuya, ¿por qué consideras el accidente un regalo?

Sin duda ese hecho ha dado el resultado de lo que soy ahora, toda la suma de lo que he hecho, emprendido y llevado a cabo, es debido a la peor y mayor desgracia de mi vida. Ya desde el primer momento, aun sin saber cómo ni cuándo podría proseguir con mi vida de una forma normal y natural, comprendí que había vuelto a nacer, y que todo lo que me rodeaba, todo lo que estaba viviendo y lo que venía no era bueno, y todo lo negativo estaba ahí, pero solo necesitaba una razón por la que luchar, y que de nada serviría luchar si yo no podía de mi lado.

 A día de hoy es fácil decirlo estando como estoy, pero en su día, ni con la mayor imaginación yo mismo pensaba que podría estar y hacer lo que hago, si no que fue trabajo cada día, sumando cada momento, cada fase, en lo bueno y en lo malo, y en todos los aspectos de la vida, y así sigo sumando cada día,  y ni tan siquiera hoy en día imagino lo que vendrá, si no que aprovecho este regalo para luchar cada día. 

¿A qué retos te has enfrentado después del accidente?

Mi principal reto tras el accidente fue volver a retomar mi vida de la mejor manera  posible, adaptarme y pelear cada día, de esa manera el primer momento y que más recuerdo fue llegar a mi casa, y ver como quitaban las alfombras, porque no daba cruzado una simple alfombra, su altura hacía que no pudiera cruzar una habitación, y pese a lo fácil que era quitarlas, días después me enfrente a esa alfombra, y desde entonces, a todo lo que me viene. 

Así fue como usé el deporte como vía de recuperación y esfuerzo. Me embarqué en una trainera en Perillo surcando los mares, pedaleé cruzando  el desierto durante siete días, nadé y corrí cada día para realizar mi primer Ironman… Todo ello entrenando en tiro con arco olímpico, badminton, maratones y demás de por medio, sumando cada día, peleando con las secuelas, con las dificultades y subiendo peldaño a peldaño hacia mi objetivo. 

¿Cómo es tu rutina un día cualquiera?

Durante once meses, de lunes a viernes me levanto temprano para ir a trabajar, afrontar mi jornada de trabajo, después entrenar dos, tres, cuatro horas,  realizar las labores de casa, porque vivo solo, compartir  tiempo con amigos y familia, y gestionar mis redes sociales y canales de vídeo.

Durante los fines de semana me levanto aún más temprano para entrenar cinco, seis o siete horas cada día, prepararme todas mis rutinas semanales o mensuales, atender y contestar a todo lo que por la semana no puedo en mis redes, y atender al trabajo si es necesario, además de vivir buenos momentos con mi familia y amigos.

Cuando llega mi mes de vacaciones  cumplo mi promesa de realizar el camino de Santiago, por haber vuelto a caminar.

Muchas veces es difícil llevarlo todo a cabo y se sacrifican cosas, como horas de sueño, pero si quieres algo, y lo quieres con fuerza, y consigues estar motivado, lo demás no importa.

¿Qué te dicen tu familia y amigos a día de hoy?

Lo cierto es que a día de hoy ya no ven nada por imposible. Pocas cosas les sorprenden, y cuando les digo que quiero hacer algo, ellos mismos ya confían más de que lo pueda lograr que yo mismo en ese momento. La credibilidad que adquirí con todo esto es muy grande, y también  una responsabilidad a la hora de afrontar los nuevos desafíos.

En Fuertes Servicios, las personas con discapacidades demuestran día a día su capacidad para desarrollar su trabajo de manera integrada y eficiente. ¿el accidente te ha hecho replantearte las condiciones de estas personas?

Mucho, yo siempre quise ayudar a la gente, pero en muchas ocasiones era el primero en quedarme paralizado por el impacto de la situación, y a pesar de querer, la situación me superaba y la impotencia era enorme, porque una vez en casa pensaba por qué no había ayudado. Todo esto sin duda era producido por la falta de información y el impacto que me producía era enorme, una vez vivido desde el otro lado, te das cuenta de que no es así, son personas normales, y que lo que hay en muchos casos es falta de información, falta de concienciación y falta de experiencia desde pequeños de cómo tratar temas así. Porque debería estar normalizado.

Tus publicaciones diarias son siempre entusiastas y positivas, ¿qué mensaje les darías a las personas con discapacidad que todavía sienten miedo a enfrentarse a una vida normalizada?

Todos de una manera u otra podemos adaptarnos y continuar, en la vida nos aparecerán diez millones de razones por las que no hacer las cosas, por las que no luchar, por las que ni tan siquiera levantarnos, pero es una, solo una razón la que  debemos buscar, la que marcará la diferencia, la que hará que queramos luchar, ya sea mediante el deporte, la familia, el trabajo, los amigos, o la que nos motive y mueva, hará que nos adaptemos, esa razón será la causante de la luz en nuestra propia oscuridad.

Por otro lado, ¿qué mensaje podemos enviar a las empresas que todavía no integran a personas con discapacidad en sus plantillas?

Que TODOS  con las herramientas necesarias somos “aptos”, que TODOS con trabajo, apoyo y esas herramientas adaptadas, somos perfectamente personas con la capacidad para realizar el trabajo necesario. Que no debería haber una exclusión social a un puesto de trabajo, porque lo “socialmente estandarizado” no marca que se haga 

CEE: Responsabilidad Social y Empresarial

Al hilo de la importancia que adquiere en estos momentos la Responsabilidad Social Corporativa, desde Fuertes Servicios queremos trasladaros la relación inherente que existe entre la responsabilidad tanto social como económica de los Centros Especiales de Empleo (CEE).

Dentro del tejido empresarial actual los CEE tenemos un espacio y un cometido. Este lugar constituye una fuente de trabajo e independencia para el 90% de personas con algún tipo de discapacidad física o intelectual que forman Fuertes Servicios. Nuestro cometido es que continúe siendo así.

El esfuerzo diario en el desempeño por parte de los trabajadores nos ha hecho crecer y mantener vivo este proyecto. Las capacidades reales de las personas con discapacidad son indiscutibles y el resultado de nuestro trabajo diario es la muestra del compromiso de personas que no sólo trabajan, sino que generan valor en el desarrollo de cada actividad. Los trabajadores de Fuertes Servicios estamos comprometidos con nuestra labor porque reconocemos  la importancia del empleo en materia de discapacidad. Un reflejo de ello es la eficacia de nuestro  trabajo, una suma de concentración y buen hacer por un lado y  unas tasas de absentismo laboral inexistentes por otro.

Somos 255 personas que hemos evolucionado al lado de la empresa y que aprendemos cada día a desempeñar nuestra labor en entornos cada vez más innovadores. Hemos ampliado nuestro catálogo de servicios partiendo de la limpieza, servicios de marketing directo y distribución publicitaria a labores logísticas, gestión de almacenes, logística interna y apoyo a producción. Todo ello para ofrecer soluciones adaptadas al ritmo y diseño del proceso productivo de nuestros clientes.

Cuando hablamos de un CEE entran en juego la convivencia de dos factores importantes, dos responsabilidades que tienen que alcanzar la convivencia:

  • Responsabilidad Social.  No solo tenemos que luchar por la integración laboral de personas con discapacidad y los colectivos en riesgo de exclusión social sino que  además tenemos el deber moral de concienciar e incluir valores éticos fundamentales para el desarrollo cohesionado e igualitario de una sociedad. Desde la Fundación Fuertes dedicamos tiempo y esfuerzo a la elaboración de talleres de habilidades personales, búsqueda de empleo así como todo tipo de formación gratuita para hacer más accesible la integración a aquellos colectivos que más lo necesitan.
  • Responsabilidad empresarial.  Para poder mantener la labor social es importante que no se olvide que los CEE somos empresas que deben trabajar para ser rentables y dar continuidad al trabajo de aquellos colectivos más desfavorecidos. Esto quiere decir que tenemos un compromiso con la rentabilidad, el crecimiento, la innovación y la especialización para la mejora de la competitividad.

 

Conseguir la viabilidad de ambas es mantener la viabilidad del proyecto, Fuertes Servicios. El destino indiscutible es que las personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social no se queden fuera, de esta manera podremos mantener un proyecto empresarial sostenible.  Parece claro afirmar que sin rentabilidad social no existe el concepto de CEE y sin rentabilidad económica, obviamente el proyecto empresarial carece de  viabilidad.

FuertesServiciosen Facebook